FANDOM


Este fic es de mi creación propia. Por favor, les agradezco que hagan plagio de este fanfiction ya que me he esforzado mucho en hacerlo. Gracias y que lo disfruten

Copyright: Lucky Fred y sus personajes no me pertenecen. (Ojala XD) este fanfiction es por diversión sin fines de lucro. Espero lo disfruten.

Se agradecen sus COMENTARIOS...

ASÍ COMENZÓ TODO

Laboratorios de ciencias, E.S.A 05:00 A.M

Las oficinas del super famoso Laboratorio 51 son reconocidos en todo el mundo por la creación de sus varios inventos que siempre han revolucionado la forma de vivir de los habitantes de la ciudad, solucionando todos sus problemas de forma brillante y creativa. Todas la vida, este laboratorio ganó millones de dólares, y solo los más brillantes científicos logran entrar en él. Aunque, a gran edificio, grandes problemas. Este año, el laboratorio 51 ha tenido problemas de plagas, pero no cualquier plaga. Esta plaga, no es de ratones, ni murcielágos ni insectos, sino de algo mucho peor...

Los fríos pasillos de metal poco alumbrados, y la gran cantidad de guardias que vigilaban los lares daban la impresión de que se trataba de una prisión más que de un laboratorio. Siempre atentos vigilando con mucha importancia cada pasillo y sector en el edificio.

Hasta que de pronto, en un sector, que solo contaba con un pasillo y unas dos o tres puertas de metal reforzado, una puerta explota y el humo ahuyenta a los guardias, que corren por su vida al ver lo que parecía ser un extraño monstruo con aspecto de pulpo violeta.

El monstruo medía como 4 metros de alto, tenía ojos grandes y brillantes, 5 poderosos tentaculos, dientes afilados y por sobre todo, un apetito voraz.

Al instante, su estomago comenzó a rugir, y la extraña criatura se apresuró a tomar lo primero a su alcanze, armas que habían tirado algunos guardias, ya que no pudo atrapar ninguno. Pero luego de saborearlos, no se llenaba. Su paz pronto se vio interrumpida por la llegada de los disparos de los guardias, pero eso solo lo enfureció más y de un golpe con uno de sus 5 tentáculos se los arrebató y comió, obligando a los guardias a huir despavoridos.

Cuando todo parecía ser un caos, una joven entra corriendo al pasillo. Su cabello era largo, negro y suelto, parecía llegarle hasta la cintura. Su piel pálida era contrastada con sus ojos rojos, que poseían un leve color púrpura. Ella vestía con un traje rojo, muy particular, con un logotipo con una P amarilla y negra.

La criatura la ve, pero ella lo desafía, al parecer no estaba asustada.

-Agente Brains, Que bueno que llegas- Exclamó uno de los guardias al verla, justo después de huir del lugar cuando la criatura lanzó otro lanzallamas por su boca, el cual ella esquivó.

-¿Te crees muy rudo eh, sushi apestoso?- Lo desafía ella, el monstruo intenta pegarle con sus tentáculos, pero ella esquiva todos los golpes rápidamente rodando en el suelo, luego se levanta, toma de su cinturón un pequeño frasco, el cual absorve sin problemas al monstruo, lo gira un par de veces y finalmente lo guarda, con una sonrisa triunfante. Todos los guardias y personal del edificio la aclaman. Luego de un par de minutos, su reloj suena indicandole algo y ella se va, ante la mirada expectante de los demás...

(N.A: ''Cuando pongo P.O.V Agente Brains es el punto de vista de ella como agente, y cuando pongo P.O.V Braianna es su punto de vista como una chica normal. Pero es la misma persona. Pero al poner esto me ahorro tener que explicar los cambios de atuendo. Cuando es agente lleva lo que fue narrado en su primer P.O.V, El traje rojo. y cuando es una chica normal tiene en el atuendo que fue narrado que se puso para ir a la escuela)

LABORATORIO... 07:00 A.M

P.O.V AGENTE BRAINS

Luego de esa misión, volví al laboratorio, que por cierto esta en casa. Ah perdonen, no me presenté. Soy la Agente Brains. ¿Agente? A lo siento, esa parte es confidencial. No puedo decirles para quien trabajo o para que, solo puedo decirles que a pesar de que solo tengo 13 años, tengo el mejor trabajo del mundo... *Suena un pitido* Ah ese debe ser el comandante, mejor voy a atenderlo.

Me dirigo hacía el otro lado del laboratorio, me siento en una silla frente a la gran pantalla verde y presiono un botón rojo. Al cabo de unos minutos, aparece la imagen de un hombre, de pelo corto negro, ojos rojos y vestimenta roja con una chaqueta negra. Ese es el comandante, mi lider.

-Buen trabajo, Agente Brains. Es el quinto Tencals que atrapas y esta vez solo tardaste 1 hora- Me dijo el comandante.

-Eh, gracias papá- Me di cuenta de mi error y lo corregí apenada -Quiero decir supercomandante... señor- Puse mi mano en la frente como si fuese un saludo militar.

Sí, si me atraparon. El comandante, mi lider y quien me da ordenes y misiones es mi propio padre, que en este momento se encuentra en una nave en el espacio a millones de kilometros de aquí.

-Esta bien cariño, ya no tienes que fingir- Me contestó, para mi alivio. Di una bocanada de aire y prosiguió. -Cuando decidí que era hora de contarte el secreto de la familia y descubrí lo... lista que eras, comencé a entrenarte para esto y en estos 6 años de servicio, has logrado tener más misiones exitosas que nadie en "Los protectores". Estoy orgulloso de tí, y no me cansaré de decirlo. Sé que tu madre hubiese querido que llevases una vida normal y por eso para cumplir esa petición, hoy irás a la escuela-

Por momentos me sentí algo apenada. Odiaba hablar de mi mamá. Ella murió durante una misión y trabajando para quienes trabajo le hago honor a ella. Ahora... ¿¡Ir a la escuela! ¿¡La escuela! Eso si es una locura. No quiero ser arrogante, pero ya tengo los conocimientos que necesito. Es decir, tengo un diploma en mecanica robotica y nanotecnologia, quimica, gimnacia y otras más. ¡No necesito ir a la escuela! -¡Pero, papá! Hay muchas misiones por hacer, muchos alienigenas que vencer. ¿Para que quieres que vaya a la escuela?-

-Tu madre tenía razón. Si no queremos problemas. Tienes que pasar tiempo como una chica normal. Tu sabes... Estudiar, pasar tiempo con amigas, conocer chicos- A esta última me sonrojé un poco y noté como, él también lo dijo con algo de incomodidad. En eso tiene razón, la verdad, es que me gustaría tener amigas que les guste compartir lo mismo que yo, y quiza, tal vez, enamorarme de algun chico en la escuela.

-Esta bien papá. Iré-

-Genial- Exclamó él. ¿Parecía contento con la idea? En fin, es mi papá y quiere lo mejor para mí. -La escuela esta cerca de casa. Cuando llegues pidele a la directora Darling que te presente-

-Bueno...-

-Ah y...- Oh oh, esa parte siempre me dice que habrá una condición mala. -A toda costa debes mantener tu identidad como un secreto. Así que... durante tu tiempo libre y la escuela, usa tu nombre real... ¿De acuerdo... Braianna?-

-Si papá. Brains fuera- Después de eso, corté la transmisión. Si voy a ir a una escuela nueva, no puedo ir con mi atuendo de agente, tengo que vestir como una chica normal. Tomé una remera celeste de mi placard, unos pantalones beige oscuro, zapatos rosas y blancos. Para acabar, me até el cabello en una cola de caballo y me puse, por más que los odie mucho, un par de lentes. Eso me da un aspecto muy distinto, a mi aspecto de agente y me ayudará a mantener mi identidad.

Así... me voy preparando, para mi primer día, en la escuela. Me pregunto que me esperará allá...

P.O.V FRED

El despertador sonó, marcando las 7:00 A.M, hora de ir a la escuela, a la odiosa escuela. Wally K golpeándome, Mort búrlandose de mi, las clases super aburridas del profesor Thompsils... Lo único bueno es poder estar con mis amigos, y claro, ver a Nora...

-Fred, ¡Baja a desayunar!- Escuché a mi mamá. Me levanté, me pusé una remera verde, un pantalon azul y... ¿Dónde rayos dejé mis zapatos?

Me agaché para buscarlos abajo de mi cama, pero me topé con las golosinas que había traído ayer, que estaban chiclosos y se me pegaron a la cara. La fuerza que tuve que hacer para quitármelos no ayudó nada, porque se me terminaron pegando al cabello. "Bueno, ya buscaré una solución para esto" pensé bajando las escaleras, luego me senté en la mesa del comedor y me topé con que mamá había servido un tazón de cereal que no me daba tiempo para terminar, ya que el reloj marcaba las 7:30 A.M. ¿Tanto tiempo tardé en bajar?

-¿Qué pasa Fred?- Me preguntó mamá, notando mi cara de pocos amigos.

-¡Nada! Es solo...que hoy tengo muy mala suerte-

-¿En serio? Pues... no se influencia en algo Fred- Respondió ella sin quitar la vista de los panqueques que cocinaba en la estufa -Pero hoy es Viernes 13-

-¿Hoy es viernes 13?, ya veo porque tengo mala suerte- Apoyé la cara en la mesa, y justo pasó papá con sus herramientas de trabajo.

-Hola papá. Oye, ¿Me puedes alcanzar a la escuela?-

-Oh, lo siento campeón- Contestó él parando en medio del comedor y con la típica energía de siempre. -Tengo que irme urgente a trabajar, pero la escuela no esta muy lejos, si te apuras puedes llegar- Dicho esto, siguió su camino. Ashh, más mala suerte. ¿Puede ser este día peor?

P.O.V BRAIANNA

Llegué a la escuela por primera vez, woou, nunca había estado en un sitio como este, y eso que he estado en muchos lugares increibles, Jupiter, salelites, planetas muy, muy lejanos... Observaba con atención a los demás, caminando sin preocupación alguna, charlando con quienes estaban a su alrededor y riendóse sin parar. Me pregunto como será esa vida. Sin tener que estar pendiente y preocupada por si un alienigena viene a destruir el mundo, solo tener que preocuparse por estudiar y poder charlar libremente con tus amigos...

Mis pensamientos son interrumpidos cuando siento que me hablan, me giro y veo a una chica algo petisa, cabello pelirrojo con colitas y lentes. Por lo menos no soy la única que usa lentes...

-Ahh, perdona. ¿Me hablabas a mí?- Pregunté, intentando ser lo más cortes posible.

-Sí, ¿Ves a alguien más parado aquí?- Contestó la chica con soberanía. Vaya, eso no fue muy amable.

En ese momento, llega una chica rubia, con él pelo atado en una cola de caballo, y vestida con una remera amarilla, una chaqueta violeta y pantalones celestes. -No le hagas caso, Gorky siempre es así- Me dijo, poniendo una mano en mi hombro. -Me llamo Nora, tu debes de ser la chica nueva.. eh...?-

-Braianna. Un gusto conocerte- Respondí estrechando la mano con ella. La campana suena, anunciando el inicio de las clases y todos comienzan a entrar a los salones.

-Bueno, Braianna, tengo que ir a clases, ojala nos toque juntas-

-O espero que no- Agregó Gorky, Nora la miró con enojo y después entraron a clase, dejandome sola.

La buena noticia es que estaba emocionada por mi primer día en la escuela. La mala, que estaba sola en medio del pasillo, y no sabía a donde ir.

Por suerte, mi tiempo sola no duró mucho, ya que al instante en que me di vuelta, un chico tropezó conmigo y cayó al suelo, apoyé las manos en el suelo y di una voltereta para quedar parada de nuevo. Cuando me levanté para disculparme con él, noté que estaba empapado, y tenía algun que otro moretón. -Perdona, fue mi culpa, yo...- -¿Estás bien?-

-Si, si. Estoy bien- Dijo levantándose a las apuradas. -Hoy he tenido mala suerte. Primero, no encuentro mis zapatos, después se me hace tarde y no pude desayunar nada, y para terminar cuando venía de camino a la escuela Wally K me encontró y me arrojó por la ventana. ¡No puedo tener tanta mala suerte!- Se queja, enumerando cada cosa con los dedos. El típico chico que vive con mala suerte.

-Oye, ¿No sabes como llegar a la clase del...- Me fijo en el papel que me había dado la directora Darling -Señor Thompsils?

-Ah, claro, segunda puerta a la derecha- Me indica señalando el lugar con el dedo. -Por cierto...Me llamo Fred... ¿Y tú?-

-Mucho gusto Fred, mi nombre es...- Antes de que pudiese terminar, un profesor algo gordo, casi calvo y con un pañuelo sale por una puerta.

-¡Fred! ¿Por qué aun no has entrado a clase? Ven aqui inmediatamente. Examen de historia- Bramó el profesor, haciendo que el pobre chico tenga que entrar disgustado. Me siento culpable, sobre todo porque fui yo quien lo entretuvo. Luego me vio a mi -Ah, tu eres Braianna, Espera un segundo por favor-

P.O.V FRED

Entré y me senté de muy mala gana, todos a mi alrededor conversaban, incluso ella, tan hermosa, como siempre. Su melena rubia, sus ojos azules. Nunca puedo pensar claramente cuando esta ella. Nora, Nora, Nora, Nora.

"Fred..."

Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora...

"Fred..."

Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora...

"Fred..."

Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora, Nora...

"¡Fred...!" Escuché que de pronto gritaban mi nombre, solo asi pude despertar y darme cuenta de que mis amigos me estaban hablando. Sacudí mi cabeza un poco y noté que nos había dibujado a Nora y a Mi en un gran corazón rodeado de corazoncitos.

-Ya sabemos que estas loco por Nora, pero esto es demasiado- Dijo Sir Percibal, uno de mis mejores amigos.

-Si viejo, ¿Por qué no dejas de soñar y le hablas de una vez?- Agregó Eddy, señalando mi dibujo, a lo que cerré la tapa del cuaderno con fuerza. Nuestra conversación fue interrumpida, gracias al cielo, por el profesor Thompsils.

-Bien clase, hoy tenemos una compañera nueva- Anunció, y luego se sonó la nariz con el pañuelo que traía siempre. -Su nombre es Braianna y es nueva en la ciudad también, sean buenos y dénle una cálida bienvenida para que pueda sentirse cómoda con nosotros- Mientras decía eso, la chica entró a la clase. ¡Era la chica con que me topé en el pasillo!.

-¡Dulce maíz!-

-¿La conoces Fred?- Preguntó Thomas, mi amigo aficionado al futbol.

-Ah, si. La encontré en el pasillo-

-Braianna, puedes sentarte al lado de Nora- Dijo el Señor Thompsils, antes de darse vuelta y comenzar a escribir algo en el pizarrón. Los demás aprovecharon eso para rodearla y preguntarle lo típico, la emoción de tener una nueva compañera. "¿De dónde vienes?" ¿Dé que trabajan tus papás?" "¿Dónde vivis?" Y esas preguntas que se les hace a los nuevos siempre...

P.O.V BRAIANNA

Evadí las preguntas lo mejor posible para no decir nada que ponga en peligro mi identidad secreta. Por ejemplo, no dije nada sobre mis padres, ni de donde venía...

Así la clase pasaba aburrida, escuchar al profesor Thompsils es lo peor que hay... Sin ofender, pero ¿Siempre esta con ese resfriado?

-Ah cierto. Fred, pasa adelante- Llamó el profesor, todas las miradas se dirigieron a Fred, y sus amigos estaban tan confundidos como él. -Debido a tus llegada tarde a la escuela. Quiero que des un informe bien detallado sobre el marqués de la ensenada-

-Eh yo, yo...- Tartamudea Fred girando nerviosamente un par de dados.

-Señor, en realidad. Fred no tiene nada que ver. Verás... Estaba perdida, y le pedí a Fred que me guiara a tu clase. Él solo me estaba guiando, fui yo quien lo entretuve. Así que debería dar la lección en su lugar- Todos me miraron sorprendidos, me levanté y me situé frente al pizarrón, antes de que el profesor pudiese decir algo... -Marqués de la Ensenada (1702-1781), fue un estadista y político ilustrado español. Llegó a ocupar los cargos de secretario de Hacienda, Guerra y Marina e Indias. Asimismo fue nombrado sucesivamente superintendente general de Rentas, lugarteniente general del Almirantazgo, secretario de Estado, notario de los reinos de España y Caballero del Toisón de Oro y de la Orden de Malta. Fue consejero de Estado durante tres reinados, los de Felipe V, Fernando VI y Carlos ó en Hervías o en Alesanco, ambas en la actual comunidad autónoma de La Rioja (España), probablemente el 20 de abril (día de san Zenón) de 1702, y murió en Medina del Campo, actualmente en la provincia de Valladolid (España), el 2 de diciembre de 1781-

Todos quedaron sorprendidos de como dije todo a pesar de no haber estado en la clase. El profesor fue el que más pronto volvió en si para aplaudirme. -Bravo, eso esta bien- Dicho esto me senté- Así, las clases, concluyeron normales, hasta que la campana sonó y nos dirigimos a la cafetería para almorzar algo.

-En serio chicas, es que es taaan lindo...- Decía la castaña entre suspiros, mientras nos sentabámos en una de las mesas de la cafetería. Es una de las amigas de Nora. Creo que se llama Tarla o algo así, pero no se bien su nombre.

-¿Tu crees?- Agregó Gorky.

-¿Y tú Braianna? ¿Le echaste ojo a algún chico?- Preguntó la chica castaña, dándome suaves codazos.

-Eh, yo, yo...- Tartamudeé. Pero en seguida habló Nora.

-Vi que pasaste un tiempo con Fred-

-¿Fred?- Pregunté.

-Sí. Ese chico de pelo violeta, flaco, y un poco raro, pero es un chico gracioso- Me explica Nora.

-Ah si, parece un buen chico-

-Si, pero es...algo raro ¿sabes? Esta obsecionado con hacer la mayor fiesta del mundo, y cree en la suerte y esas cosas-

-Ya veo...- Después de eso, seguimos hablando de cosas normales, hasta que el reloj de mi muñeca comenzó a sonar. Sabía que eso significaba una posible nueva misión. -Eh...chicas, me acabo de acordar que dejé unas cosas en el salón de clases y voy a buscarlas, nos vemos después-

-Adiós- Contestaron al unisono.

Me apresuré a alejarme de su vista, y que nadie más estuviese a mi alrededor. Por suerte, los demás estaban en la cafetería y los profesores en la sala de maestros por lo que los pasillos estaban completamente vacios.

Me escondí en una esquina de la escuela para atender mi videoreloj, un holograma salió de él. Era el supercomandante.

-Agente Brains. Vaya a su laboratorio, tengo una noticia importante que darle allí-

-Si señor- Afirmé y luego apagué el videoreloj para salir corriendo a casa. Pensé que estaba sola y que nadie me había visto. Pero estaba muy equivocada.

P.O.V FRED

Salí de la clase apurado buscando el baño. No debí comerme ese último burrito. Cuando de pronto vi a Braianna, hablaba con un extraño hombre de pelo negro. ¿Qué hace Braianna hablando con él? y lo más importante, ¡Se esta llendo de la escuela!

Decidí seguirla por las calles de la ciudad, escondiéndome en cada esquina para que no me viera. Hasta que noté que habíamos llegado a la cuadra de mi casa, y ella entró a la casa de al lado. Una casa un poco más grande que la mía, con bastantes vidrios y una piscina. En cuanto ella entró, cerró la puerta tras de sí, aproveché que nadie pasaba por la calle para entrar detrás de ella, pero unas personas me detuvieron apenas abrí la puerta.

-Hola visitante. ¿Podemos ofrecerle un sandwich o un ponche?- Me preguntó una mujer rubia ojos celestes, de pelo corto. Ella usaba unos grandes anteojos y llevaba puesta un saco manga corta violeta.

-Bueno, no me vendría mal algo de beber. Gracias- Respondí. Pero ella sacó de la nada un vaso, el hombre que estaba con ella se estiró la oreja y salió de su nariz lo que seguramente era mi ponche ¡Salió de su nariz! Wuacala, que asco. ¿Estos son los padres de Braianna? No puede ser, ella no parece ser así de... Extraña.

-Emm, pensándolo bien. No tengo tanta sed- Respondí asqueado, y me adentré en la casa, buscando a Braianna.

P.O.V AGENTE BRAINS

Atendí la pantalla, apretándo una sección de ella como siempre. No era cuestión de suerte adivinar que era mi papá.

-Agente Brains-

-¿Si comandante?- A pesar de que somos padre e hija, en las misiones nos tratamos formalmente. Es decir, de agente a líder. Como si no fuesemos familia. -Dejéme adivinar. Un alien esta causando problemas en la ciudad y quieres que lo detenga-

-Negativo-

-¿Un ejercito?-

-No-

-Ohh, entonces. ¿Hay personas infectadas con algún extraño sintoma? ¿Se comportan como animales, como bebes, les crecieron orejas?-

-Agente Brains- Me interrumpe, en mi intento de adivinar. -Solo llamaba para agradecerle por todos sus esfuerzos. Sé lo dificil que es comportarse como una chica normal y tener que salvar al mundo al mismo tiempo.Y en recompensa por eso. "Los Protectores" han decidido asignarte un robot de compañia para que te ayude en tus misiones-

-¿Un robot de compañia?-

-Así es- Una pantalla se abre al lado de él. -Los robots de compañia estan programados para ayudar al agente en sus misiones. Otorgándoles el mando, y con la habilidad de ser multiuso, brindan al agente mayor eficacia y protección-

-Ahh como tú tienes al Cyborg HH ¿Verdad?- Pregunté. Al instante, el pequeño robot apareció al lado de mi padre, haciendo que el se rie por su rápida presencia al nombrarlo.

(N.A: Cyborg es pronunciado Saiborg. El cyborg HH para los que no lo conocen es el robot del supercomandante y aparece en el capitulo "Agente Alfa-uno". Una de sus modalidades es la de tomar elecciones al azar o ver elecciones tomadas por computadora y reproducirlas)

-Así es- Dijo terminando de reír. -Ya casí cumplimos 20 años juntos- Agrega con una sonrisa. El cyborg HH da vueltas como si estuviese alegre. -Pero debes prometer que cuidarás muy bien al robot que te asignaremos-

-¡Papá! ¡Son robots! ¿Qué tan díficil puede ser cuidarlos?-

-Aunque no lo creas... Son robots pero son inteligentes y tienen sentimientos-

Suspiré un poco. -Esta bien, y ¿Qué tipo de robot recibiré?-

Papá miró al cyborg HH. -Cyborg HH ¿A cuál robot estamos enviando?-

El pequeño robot dio un par de vueltas en el aire y luego aparecieron números en la pantalla ubicada en su estómago.

-Brains. El Aniquilator 9-0-9-0-9-0-9 va en camino- Terminó por decir papá y luego cerró la telecomunicación. Según parece tengo que ir a recibir a mi nuevo robot al techo de casa. Me pregunto ¿Cómo será el mío?

(N.A: ¿Ya los harté con las Notas de Autora no? Esas dos frases las saqué de "Agente Alfa uno" jajaja. Cyborg HH ¿A cúal agente estamos enviando? *Luego de la elección del robot* Agente Brains... El agente alfa uno va en camino. Jajaja me tentó la conversación)

P.O.V FRED

Revisé toda la casa y no había señales de mi amiga. ¿Dónde rayos se metió? La pregunta fue respondida cuando la vi salir de una habitación que no había revisado, vestida de manera extraña. Es decir, con un traje rojo, el pelo suelto y sin lentes. La seguí una vez más pero fui detenido por los padres de Braianna.

-Hola. Hola, Hola- Dijo él, con tics nerviosos y como si estuviese trabado como una... máquina. -Yo soy Robert Robot, pero no soy un robot. Y ella es mi esposa, Robert-a- Presentó, señalando a su esposa.

-Estoy buscando a su hija. Ustedes saben...Braianna. Pelo negro, lentes...-

-Ahh, buscas a nuestra hija. Porque si es nuestra hija. ¡Braianna! ¡Un chico te busca!- Gritó ella a todo pulmón, pero nadie contestó.

-Bus...Bus...Buscála en... la...la...azotea...quiero decir arriba- Y después de eso, ambos se van a la cocina dando pasos exagerados y largos.

-Eh, esta bien, creo- Contestó aunque no pudiesen oirme, girando mis dados a toda prisa. Salí con prisas de la casa, buscando alguna señal de ella.

P.O.V BRAIANNA

Subí al techo de la casa, con mi catalejo de alta precisión . Realmente estoy ansiosa de saber como es mi robot. Me pregunto de que color será, si será chica o chico o que aspecto tiene. Eh ¿Qué es eso?

Miró con mi catalejo y veo un pequeño objeto cayendo en mi dirección. ¡Debe ser el aniquilator! Pero en ese momento, el robot choca con un pájaro y se desvía, cayendo cerca de un chico que estaba allí ¿Fred? ¿¡Qué hace Fred en mi casa!

P.O.V FRED

Caminaba, buscando a Braianna, cuando de pronto sentí que algo se acercaba a mí, no tuve tiempo a reaccionar cuando sentí que algo me cayó ensima.

...

...

...

...

...

..

.

Desperté lentamente, estaba en un gran hoyo en el suelo, y... eh...

-Ahhh- Exclamé al ver a una extraña criatura que lo único que hizo fue acercarse a mí, rodearme con una luz roja y después abrazarme. Cuando reaccioné me di cuenta de que era un robot y que Braianna estaba ahí con las manos en la cabeza y cara de preocupación. No entendía nada. ¿Por qué esta cosa me estaba abrazando?

-Amo, amo- Dice el robot sin dejar de abrazarme. Luego retrocede y hace una reverencia. -Mi nombre es Aniquilator 9-0-9-0-9-0-9 y eres mi nuevo amo. Desde ahora tu comando de voz será lo único que podrá darme órdenes-

-Ahh, hola Braianna- Dije algo preocupado. Ella aún seguía con la misma mirada de Shock.

-¿Braianna?- Repitió el robot.

-Oh no, oh no, oh- Esto esta mal. Muy mal- Decía una y otra vez mientras caminaba de un otro lado al otro nerviosamente.

-Pensé que solo tu papá se trababa al hablar. Ahora todo tiene sentido- Agregué. Ella me miró con enojo y luego siguió caminando.

-El aniquilator se supone que era mio y ahora solo te obedecerá a tí. Un segundo... Quizá aún no te registró completamente- Dedujo con una mirada inquisitoria. -Aniquilator, te ordeno que te transformes en un rayo-

-Lo siento, solo obedezco al comando de voz de mi nuevo amo...eh?-

-Fred- Respondí, sabiendo que se refería a mi.

-Si, eso Fred- Repitió él.

P.O.V AGENTE BRAINS

-¡Ay no! ¿Qué hago ahora?. Mi padre me confió a este robot y ahora terminó en las manos de mi vecino- Exclamé preocupada de lo que podría pasar si mi padre se da cuenta.

-¿Te refieres a ese hombre de pelo gris que me quizo servir ponche de su nariz?-

-Si, quiero decir NO! quiero decir...-

-¿Te vas a decidir? ¿Es tu papá si o no? Y ¿Quién era ese hombre con quien hablabas por tu reloj en la escuela?- Es oficial. Estoy muerta.

-Mira Fred, esto es un poco complicado de explicar pero...- Intenté inventarle una excusa, pero en ese momento se escuchó un estallido y un enorme pulpo violeta salió del agua. -¡Abajo!- Exclamé y empujé a Fred para que no recibiera el lanzallamas que salia de la boca del horrible monstruo, pero este aprovechó mi descuido y me tomó con uno de sus tentáculos.

No tenía ningún arma y Fred estaba muy asustado. ¿Cómo iba a explicarle que un enorme pulpo mutante salió de mi piscina? Seguramente se lo diría a todos y me preguntarían cosas hasta revelar mi identidad secreta. Pero tampoco podía dejarlo ahí para que se lo coma. Es mi amigo después de todo, y el Aniquilator esta en sus manos.

-¡Fred! ¡El pulpo alienigena tiene a Brains! ¿Qué hacemos? ¿Qué hacemos?-

-Emm, dejame pensar- Dijo y luego giró dos dados en sus manos. -Ah ya sé. Llamar a la policía y decirles que mi vecina tiene un pulpo alienigena que lanza fuego por su boca en la piscina- Agregó en un ataque de pánico.

-¡FRED! No hay tiempo- Lo zarandeó el robot. -Ah ya sé, ordenamé convertirme en algo que nos sea útil-

-¿Qué?-

-¡SOLO HÁZLO!- Gritó el robot mientras yo intentaba que el monstruo no me metiera en su boca.

-Chicos. No quiero ser mala, pero ¡NO HAY TIEMPO! Este sushi apestoso quiere que sea su almuerzo-

-Esta bien, esta bien. Aniquilator-

-¿Si?- Preguntó el robot con mucha emoción.

-Te ordeno que te transformes en... en... una enorme foca-

-¿Una foca? ¿Pero como ayudará eso en...?- Pero antes de que pudiese acabar la frase, el aniquilator habló y se transformó.

-¡No Hay Problema!- Dijo el robot con mucha emoción y luego de dar unos cuantos giros se transformó en lo pedido. El monstruo al verlo, huyó despavorido. Ahora lo entiendo. La alimentación de las focas incluye peces, pulpos, mariscos...

(N.A: Imáginenselo diciendolo como lo dice él cada vez que Fred le ordena algo)

Cuando el monstruo huyó, Fred y el aniquilator festejaban victoriosos. Pero sabía que el aniquilator me pertenece y esto nunca debió pasar frente a él.

-Bueno, Aniquilator vamos. Tengo que reiniciar tu sistema-

-¿Qué? ¿Y eso para que?- Preguntó Fred.

-Para que Aniquilator me registré como su dueña. Escucha Fred, me agradas y todo, pero el aniquilator fue enviado para ayudarme a mí-

-¿Ayudarte en qué? Braianna. ¿Qué esta pasando aquí y que era esa cosa?-

-Eso era un alien. Y yo soy Braianna. Mejor conocida como Agente Brains. Soy miembro de "Los protectores" una agencia especial que se dedica a deshacerse de las amenazas alienigenas antes de que la población la note-

-Ja, no te creo. Nunca he visto un alien, bueno, hasta ahora-

-Exacto, eso significa que estamos haciendo un buen trabajo. El aniquilator fue enviado para mis misiones como el Agente Brains-

-¿Tu nombre de Agente es Brains?-

-Así es. Ahora, será mejor que borre tu memoria.-

-¡No, no, no! Espera...¿Como se que todo esto no es una broma?-

-Ven conmigo-

Así pasamos el resto del día mostrándole mi laboratorio, los alienigenas que vencí, las armas, los accesorios, mis trajes, y todas esas cosas. Me sentía, por más extraño que suene, contenta. Porque el se veía muy asombrado por toda esa tecnología. Miraba todo con empeño y preguntaba para que servía todo.

Al final del día...

Ya había atardecido, y era hora de que Fred se regresara a su casa. Aún hablabamos de algunas cosas.

-Entonces ¿Tu padre te dirige desde esa pantalla?- Dice señalando la pantalla. Asentí. -¿Entonces? ¿Quienés son los dos que me atendieron hoy?-

-AH, esos. Son mis robopadres. Son robots. Ellos reemplazan a mis padres-

-Wou, eso es genial-

-No tanto. En realidad, me ponen en peligro. Por alguna razón, estan mal programados y no se comportan como deberían. Se supone que deben actuar como unos padres comunes. Pero hacen muy obvio que son robots. Igualmente aun no he tenido razones para sacarlos de casa y que me revelen-

-Y ¿Por qué no los arreglas tu? Por lo que veo eres una cerebrito-

-Porque no puedo tocar sus circuitos o podria ser demandada por la compañia robopadres- -Bueno Fred. Fue un placer conocerte- Dije, insitándolo a irse. Aun tenia que llamarme papá y no podía dejarle saber que mi robot esta con mi nuevo amigo.

-Esta bien. Nos vemos mañana. Vamos Friday- Saludó Fred. Siendo seguido por el robot.

-Espera, ¿Le pusiste nombre?-

-Si, se llama Friday. Viernes en inglés-

-¡Fred! Es un prototipo de alta tecnología. No puedes ponerle nombre-

-Me llamo Friday. Me gusta el nombre. Friday, Friday, Friday- Exclamó el robot, con algo de enojo. Papá tenía razón, estos robots tienen sentimientos.

(N.A: Pronunciación de Friday=Fraidey')

-Ya veremos mañana. Que descansen- Suspiré cansada. -Fred...Y Friday- Luego agregué... -Este es el trato, ustedes no le dicen a nadie mi secreto y yo te dejo tener a Friday cuando quieras. Pero cuando te lo pida para una misión debes darmélo. ¿De acuerdo?-

-Trato hecho- Dijo él. Y se marchó a su casa con Friday. Nuestro nuevo amigo. *Bostezo* Fue un día agitado, mejor me voy a la cama.

Así me acuesto en mi cama pensando en que había echo dos nuevos amigos, y en cúales serian nuestras aventuras a partir de ahora.

FIN... ¿O quizás no?

AgenteAly 23:33 8 jun 2012 (UTC)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar